HIPNOSIS REGRESIVA

HIPNOSIS REGRESIVA
(extraido de Alien Cicatrix - parte 2)


Práctica de laboratorio aplicada a las Abducciones


Como se ha podido notar, hasta ahora las técnicas hipnóticas correctas y verdaderas no han sido todavía utilizadas, pero en realidad han sido aquellas empleadas primero y más masivamente y luego, en parte sustituídas con estimulaciones en el ámbito de la PNL. La idea, de hecho era, poder dar métodos más simples, pero no por ello menos sofisticados, para ir en busca, en el cerebro de los abducidos, de los recuerdos aparentemente desaparecidos.
Practicar hipnosis no es posible para los principiantes que no hayan hecho un apropiado trabajo previo en el sector y que, además, no hayan pasado a través de un buen training de Programación Neuro Lingüística, de la cual la hipnosis deriva, si no históricamente, por lo menos técnicamente.
Los hipnólogos, hoy, no se han percatado todavía que la mayor parte de las técnicas utilizadas en el ámbito hipnótico están bien estudiadas y descriptas por la PNL. Ellos tienden a utilizar las técnicas hipnóticas como si fueran una receta de cocina y, al final, casi ninguno de ellos sabe por qué a veces funcionan y a veces no.
"No existe una persona que no se pueda poner en estado de hipnosis, sino que existe sólo un mal hipnólogo"
Con estas palabras se expresaba el profesor Granone en un monumental tratado sobre el argumento. A menudo se cae en trampas de tipo cultural, las cuales nada tienen que ver con la realidad del fenómeno hipnótico: los hipnólogos de carrera están, de hecho, convencidos que los esquizofrénicos no puedan ser puestos bajo hipnosis. Bueno! Entonces cómo se explica el alto número de abducidos que entran en estado hipnótico con gran facilidad, cuando le es oportunamente solicitado? Pero cómo! Sin embargo la ciencia oficial dice que los abducidos no serían más que esquizofrénicos dotados de personalidad multiple.
Las cosas, en verdad, no están exactamente así.
El esquizofrénico tiene dificultad en permanecer atento, sobre cualquier imput externo estable, por más de un cierto número de segundos, porque està "distraído", o sea desviado por otros procesos mentales que su cerebro elabora continuamente en background. No está jamás quieto, jamás callado, jamás inerte y no se relaja nunca. Brevemente: no puede entrar en hipnosis.
El error está en considerar el estado de relajación como la puerta para entrar en hipnosis.
Es necesario destruir esta leyenda, porque el estado hipnótico no corresponde a un estado físico, sino a un estado mental, del cual puede derivar también un estado físico.
Es la Mente la que entra en hipnosis y pone en hipnosis al Cuerpo, y no al contrario.
Erickson ponía en hipnosis a la gente apretándole la mano.
El proceso hipnótico entra en función cuando el Subconsciente ha ido en "crunch", dirían los expertos de informática, pero veamos qué significa.
El método de inducción hipnótica que he puesto a punto, en muchos años de trabajo es el resultado de un mix de diferentes técnicas, modeladas sobre las exigencias de personas diferentes, hasta obtener un protocolo utilizable prácticamente con casi todos.

PRIMERA FASE (PF)

La primera fase de la inducción está relacionada con la llamada técnica del "sueño con los ojos abiertos" y está hábilmente mezclada con el enfoque de la PNL moderna.
Se le dice al sujeto que mire un punto cualquiera delante de sí: no tiene importancia cuál, es suficiente que, al observarlo, él esté cómodo y no le provoque tortícolis.
El sujeto no está acostado, sino preferiblemente sentado en un cómodo sillón; esto permitirá poder seguir mejor los movimientos de su cuerpo, los cuales imitarán, durante la revivificación de los recuerdos en hipnosis, aquellos realmente efectuados durante lo vivido. Una vez más la memoria del movimiento del cuerpo depende del inconsciente y, bajo hipnosis, es revivificada, por lo menos en parte (movimientos de los miembros superiores e inferiores, torsión del cuello, descensos y ascensos de la cabeza, movimientos de los dedos y de las manos, movimientos de los bulbos oculares, tensión de las narices, tensión de las cuerdas vocales).
Estamos de hecho, lejos del tiempo en donde la hipnosis era inducida sugiriendo al sujeto de relajarse y dormir. Él no tiene que relajarse demasiado, dado que las informaciones del movimiento del cuerpo son fundamentales y no tienen que perderse.
Si la sugestión hipnótica lleva al sujeto a dormirse, él dormirá, mientras que a nosotros nos sirve que esté despierto y sea capaz de revivificar sus experiencias, no nos sirve abatido en una camilla y desprovisto de la capacidad de expresión corpórea.
Para qué sirve, entonces, hacer concentrar la atención del sujeto sobre un punto delante de él?
Mientras él mira atentamente ese punto, se le sugiere mirarlo con todos sus sentidos y se hace con un tono enfático primero, luego con una cadencia, porque la hipnosis es también una cuestión de ritmo. Por ejemplo (con énfasis):
"Mira este punto, míralo con todos tus sentidos, así te percatarás que no somos capaces de observar casi nada de aquello que miramos, y mientras haces este útil ejercicio, aprenderás también a observar mejor la realidad que te rodea...Ves? Así. Ahora que lo observas desde hace pocos segundos, ese punto te aparece diferente, y eres capaz de notar cada vez más detalles, detalles que antes ni siquiera habías visto..."
El tono se vuelve más lento y en este punto el sujeto espera que no suceda nada. De hecho no tiene que suceder nada! El Subconsciente del sujeto, su protector y mediador, está calmo y tranquilo, porque considera que no hay peligros en el mirar un punto quieto en una pared.
Durante esta primera fase es alterada la química de la parte del cerebro que opera funciones de tipo automático. Los automatismos dependen de modelos mentales también automáticos: por ejemplo, si se escucha un fuerte ruido fuera de lugar, se alza rápidamente, en claro movimiento de alarma.
En esta primera fase se están sacando las alarmas del sujeto, pero sin que él lo sepa conscientemente. En este punto se abren, en rotación, todos los canales de acceso que el sujeto tiene a disposición: visual, auditivo, sensorial táctil, sensorial olfativo, sensorial térmico y cinestésico en general. Por ejemplo:
"Ahora mira bien ese punto, sigue con la mirada los bordes de ese punto, observa (no "mira") la forma de ese punto; puedes percibir el olor del material con el que ese punto está construido, sentir el calor que emana, como si tuvieras los dedos de la mente a poca distancia de la superficie de ese punto. Sientes el calor con la punta de los dedos? Puedes sentir con los dedos de tu cerebro también la rugosidad del material con el que ese punto ha sido construido; puedes sentir, casi átomo por átomo, todas las pequeñas imperfecciones que hay en ese material, la rugosidad de ese material..."
Luego, en rotación, se comienza de nuevo y se agregan nuevas sensaciones:
"Observa la forma de ese punto. Ves? Ahora percibes detalles que antes no veías, como las pequeñas imperfecciones de la materia, como si tuvieras una potente lupa que te permitiera ver todo por dentro, muy de cerca, y a medida que miras ese punto, a medida que lo miras, eso se torna cada vez más grande y más cercano para verlo mejor. Así puede sentir mejor el calor que ese punto emana, ver mejor el color y las imperfecciones de la materia, escuchar el rumor de los átomos que se mueven y tú los puedes sentir bien...puedes sentir también el sabor de ese punto. Es como si fueras un niño pequeño, que se lleva a la boca todo para sentir con la lengua. Sientes la rugosidad del material y el sabor del material y la temperatura del material y la forma del material..."
Se habla cada vez más velozmente y siempre con un tono vocal cada vez más bajo y cadencioso.
Mientras tanto se utilizan también técnicas de "recalco inducido", o sea, mientras se dice: "Sentirás el olor del material..." se inspira ruidosamente, como si se tuviera en la boca un caramelo de menta fuerte. Mientras se le dice que sienta en la lengua el sabor del material con el que el punto ha sido construido, se imita el ruido de los labios cuando alguien está saboreando un bocado exquisito. De ahí a poco, el sujeto hará lo mismo, imitando nuestros ruidos y nuestras acciones; cuando él comienza a imitarnos, tenemos la señal que entre él y nosotros se ha desarrollado un cierto tipo de relación empática (en PNL: "rapport").

La regla del 7 más menos 2
Qué ha sido efectivamente provocado?
Para responder a esta pregunta es necesario saber que, en PNL, existe una regla llamada "del número mágico". El número mágico es 7 más o menos 2, e indica los canales de ingreso desde el exterior, que los seres humanos logran manejar contemporáneamente.
Es como si una persona fuera un ordenador conectado al teclado, al ratón, al scanner, a la línea telefónica, a la red: se trata de los llamados input.
Estamos abriendo, en rotación, todos los imput del sujeto, según el modelo VAK descripto anteriormente. Cuando la apertura de los canales de imput supera la capacidad del sujeto, su Subconsciente queda en "crunch" (los entendidos en informática usan el término overflow, sobrecargado). Mientras que en el ordenador se bloquea el sistema operativo, en el cerebro humano se bloquea el Subconsciente, pasando el control al Inconsciente. El cual utiliza todas las informaciones controladas y modificadas anteriormente por el Subconsciente.
En una situación de este género, el sujeto se encuentra no manejando normalmente sus canales de ingreso, estando privado del control que sobre ellos tiene el Subconsciente mediador. Mientras mira el punto, no se percata que lo mira sin pestañar; en tanto los músculos que sostienen los párpados se están cansando. Cuando sus ojos tienden a cerrarse, se le dice que los párpados tenderán a volverse pesados... Él verifica rápidamente que eso está realmente sucediendo y este hecho le confirma que está adecuándose a aquello que tiene que suceder: lo que debe sucederse lo está diciendo, precisamente, la voz que tiene enfrente. Así, él esperará que, de ahora en adelante, cuando la voz le dirá que algo está por suceder, eso debe suceder realmente. Entonces se le dirá que se está relajando y él se relajará. Todo esto acontece porque no existe más el control mediador del Subconsciente, el cual tiene el encargo de verificar si los hechos preanunciados están efectivamente aconteciendo o no.
Ahora, quien guía al sujeto es el Inconsciente, el cual no tiene ningún motivo para pensar que lo que se está diciendo no corresponda con la realidad, dado que no conoce ni siquiera la existencia de la posibilidad de mentir.
Formalmente, en el sujeto, se está intentanto pasar el control de las experiencias a analizar, al hemisferio derecho del cerebro, tratando de minimizar el análisis crítico llevado a cabo por el hemisferio izquierdo. Si no se hiciera así, su Subconsciente se opondría a un relato considerado imposible en base de "lo razonablemente comprensible". Por lo tanto él no lograría jamás contar que ha sido llevado por alienígenas, aunque hubiera sido cierto, porque el Subconsciente le gritaría que, si contara una cosa semejante, sería visto como un loco. En otras palabras su Subconsciente acusaría al sujeto de no respetar las reglas de la física, del razonamiento lúcido, del calmo vivir, de las relaciones sociales, etc. "Regla" quiere decir seguridad y el Subconsciente, desde este punto de vista, aparece mucho más miedoso y conservador consigo mismo y con la incolumidad de su contenedor.

SEGUNDA FASE: Introducción (SF)
El sujeto se encontrará inevitablemente con que los párpados se tornaron muy pesados y tenderá a cerrarlos él solo. Entonces se le dirá que siente la necesidad de cerrar los ojos, pero el punto tiene que ser todavía bien observado y es necesario mantenerlos todavía abiertos. Si el sujeto tiene efectivamente, aunque a nivel inconsciente, deseo de ser puesto en estado de hipnosis, esto producirá una espera que, de todas maneras, lo cansará ulteriormente antes de entrar en la segunda fase, aumentando la profundidad de la hipnosis. Si, por otro lado, él pusiera en acto un proceso inconsciente de resistencia a la hipnosis, haría todo lo contrario de aquello que se le está diciendo, cumpliendo un esfuerzo tal, que apenas se le diga que tenga los ojos abiertos, ciertamente se le cerrarán solos enseguida. En ambos casos la frase concluyente de esta primera fase será: "Ahora que has cerrado los ojos, ves delante tuyo una escena precisa"
Antes del inicio de la hipnosis se le dice siempre al abducido, que habrá dos fases y se le explica que debe colaborar haciendo de manera que vea las escenas que el hipnólogo de vez en cuando le propone, como si este último fuera el apuntador, con el guión de la comedia en mano, y el abducido fuera, contemporáneamente, actor y escenógrafo, libre de decidir todos los detalles de la escena, sin restricciones de ninguna clase y con total libertad creativa. Por consiguiente el abducido sabe que, luego de haber cerrado los ojos, se le pedirá ver algo y está preparado para describir lo que logra imaginar. Está tan curioso de ver cómo su imaginación es capaz de crear fondos (como el salvapantalla del ordenador), que no se preocupa mínimamente del hecho que el hipnólogo está voluntariamente enganchándose con el hemisferio derecho de su cerebro para verificar el funcionamiento y activarlo al máximo. Luego de años de experiencias diversas, me encontré bien con la "escena del ascensor".
Digo al abducido que se encuentra delante de una bella gruta y:
"...en el exterior, el paisaje es bello y relajante; en el interior de la gruta se ven amplios escalones que descienden, donde hay una tenue luz. En el fondo, pero bien al fondo, se ve una lamparita: es una habitación, pero...desde aquí no se ve nada...es demasiado lejos, quién sabe qué habrá allá abajo... Se podría bajar por la escalera e ir a ver, pero...la escalera es larga y no se llegaría jamás".
Se emplea tiempo en este juego; mientras tanto el abducido está creándose la escena como él quiere y la parte creativa de su cerebro está trabajando. No es el caso de ordenar descender por la escalera, dado que algunos salen improvisamente de la hipnosis imaginándose tropezar, perder el equilibrio y caer. Se trata de una respuesta inconsciente producida por el eventual deseo de interrumpir la hipnosis: el único ardid para salir de esa situación es, de hecho, tirarse literalmente al suelo. Además se podría estar en presencia de fobias, como el miedo a la oscuridad o a las alturas, y en esta fase ellas podrían activar la respuesta emotiva del Inconsciente, con subsiguiente salida inmediata del estado hipnótico, que es una ulterior demostración de que quien está bajo hipnosis puede interrumpir la sesión cuando y como quiere: la voluntad que cuenta es la de su Inconsciente y no la de su Consciente.
Antes de proseguir, es bueno recordar brevemente que se parte desde la hipótesis que el ser humano está constituido por cuatro componentes fundamentales y posee, además del Cuerpo: un Ánima, un Espíritu y una Mente, con tres distintos ejes de Consciencia, donde se albergan tres distintas voluntades creadoras. En hipnosis se tiende a exaltar el Inconsciente, que es el sitio natural de la voluntad del Ánima, ligado principalmente a la actividad del hemisferio derecho del cerebro.
Así he creado la variante del descenso en ascensor y digo al abducido:"Si miras hacia tu izquierda, verás una excavación en la roca...hay un ascensor, altamente tecnológico, con las puertas abiertas, listo para partir y nosotros, para bajar, podemos usar ese medio, es mucho más cómodo. Entra en el ascensor y, ves, hay lugar para sentarse, hay una luz adecuada, muy relajante y la temperatura es exactamente la correcta (enganche (anclaje) para cenestésicos y visivos) En el interior de la cabina hay un display luminoso donde está el número del piso en donde estamos...Ahora marca cero, pero cuando partiremos marcará el nivel a donde habremos llegado, así, mientras descendemos, tu podrás controlar en el display la velocidad de descenso del ascensor y saber siempre dónde te encuentras. El display se encenderá y se apagará todas las veces que pasaremos un piso. Ahora contaré hasta tres y sólo cuando habré dicho el último número, sólo entonces se cerrarán las puertas corredizas del ascensor y comenzará a descender dulcemente".
En esta fase se ha hecho un extenso uso de posiciones arquetípicas, de hecho, con el ascensor o con las escaleras hay que descender siempre y jamás subir. El descenso, arquetípicamente, no es otra cosa más que un desplazamiento hacia abajo, donde reside lo escondido, donde hay poca energía, donde se piensa que todo está detenido, donde se está relajado, donde (siempre arquetípicamente)los físicos ponen, sobre sus ejes cartesianos, la energía más baja, para hacer entender al estudiante el concepto de cantidades pequeñas. Allá abajo, entonces, y no arriba, hay que ir. También en las frases cotidianas, cuando se dice "caíste en el sueño", o "has quedado bajo cero" con la cuenta de banco, asociamos, al concepto de "bajo", el significado de "poca energía", "cantidad escasa".
El ascensor se encuentra a la izquierda y jamás a la derecha, porque la izquierda es la posición arquetípica del pasado: ir hacia la izquierda y descender quiere decir recorrer las etapas del pasado. Este tipo de metacomunicación no verbal es bien comprendida por el Inconsciente, que habla justamente de este modo, o sea con arquetipos.
Además el descenso se produce en el interior de la tierra, arquetípico elemento alquímico relacionado con el Cuerpo. Descender quiere decir "bloquear el Cuerpo" pero asume también el significado de "mirarse adentro".
Utilizar escenas arquetípicas diferentes podría hacer salir al abducido, de la hipnosis profunda, pero es también cierto que la escena del ascensor tiene una fuerte afinidad con otra escena, a menudo realmente vivida por él cuando se ha encontrado en ambiente militar, obligado a descender en los locales de una base subterránea donde ha sido consignado a especies alienígenas.
Algunas raras veces acontece que el abducido empieza, involuntariamente, a imaginar justamente este último, real, ascensor y ello es contraproducente, porque se vuelven a enganchar las situaciones cenestésicas de dificultad respiratoria y latido cardíaco acelerado causados por el miedo. Por eso es necesario describir bien el ascensor al inicio del recorrido, para hacer entender al abducido que ese es exclusivamente "nuestro" y ningún otro ascensor está hecho de ese modo. Hasta ahora casi ningún abducido ha manifestado miedo al ascensor (clastrofobia-nda).
Si se estuviera en presencia de un abducido de este tipo, la escena debería modificarse eliminando el ascensor, para no activar recuerdo de situaciones de stress.

Y EL ASCENSOR COMIENZA A DESCENDER.
Fase 2A (SFA)
Se dirá:
"Uno, dos y...Trrrres!"
y se acompañará este último número con un ruido producido, con la boca, por ejemplo como aquel que se hace dando un beso muy ruidoso.
Quien está en hipnosis es capaz de reconocer conscientemente el tipo de ruido, pero lo asocia al hecho de cerrarse la puerta del ascensor y las siguientes veces este mismo ruido, reproducido, aumentará en corto tiempo la profundidad de la hipnosis. Hay hipnólogos que, durante las sesiones, emiten con la boca ruidos relacionados con aquellos ancestrales que el feto habría escuchado mientras estaba en el vientre materno y han notado que esta técnica pareciera ayudar la regresión hipnótica del sujeto, el cual ya a merced de su Inconsciente, tiende a retroceder espontáneamente hacia las sensaciones primordiales.
"...Ahora el ascensor està descendiendo; mira el display que se enciende y se apaga, se enciende y se apaga y cada piso es un latido del corazón, cada latido del corazón es una respiración (y se respira ruidosamente con él, en modo sincronizado, garantizando el recalco corporal y asegurándose que el abducido se percate), cada respiración es un momento de relajación alcanzado, cada momento de relajación alcanzado es un piso descendido... El display en el ascensor se enciende, se apaga, se enciende, se apaga...y mientras tú desciendes te relajas cada vez más, siempre más, siempre más".
Stop por algunos segundos (4 ó 5) sin decir nada: se da al abducido el tiempo para imaginar la escena, luego se retoma del comienzo:
"Mira el display del ascensor que se enciende y se apaga, se enciende y se apaga, y cada piso es un latido del corazón, cada latido del corazón es una respiración, cada respiración es un momento de relajación alcanzado, cada momento de relajación es un piso descendido...el display en el ascensor se enciende...se apaga...se enciende...se apaga y mientras tú desciendes te relajas cada vez más, siempre más, siempre más. Mientras el ascensor desciende se escucha el ruido de los cables del ascensor, que nos indica que todo es regular...vvvvvvvv (y se intenta imitar el ruido de los cables del ascensor, para el enganche al ancla auditiva).
En tanto se tendrá cuidado de respirar con la misma frecuencia que el abducido. El precedente pasaje se repetirá con calma hasta que sea claro que el abducido se ha relajado.


Fase 2B (SFB)
Alcanzada la relajación se continúa diciendo:
"Ahora contaré hasta tres, luego los cables del ascensor se separarán y un gran paracaídas blanco se inflará y sostendrá el descenso del ascensor, que será todavía más suave, pero también más veloz. Contaré hasta tres y luego, eso sucederá...Uno-dos-tres (en rápida secuencia con el mencionado ruido de la boca).
...Se-enciende-se-apaga-se-enciende-se-apaga, (dicho muy rápidamente, haciendo notar al abducido que ahora el display ha aumentado la frecuencia del relampagueo y el ascensor va mucho más veloz que antes)...Cada respiración es un latido del corazón y son cien los pisos que el ascensor pasa ahora cada vez que la luz se enciende. Mientras inspiras el aire que entra en tus pulmones infla también la gran tela del paracaídas blanco que sostiene el descenso del ascensor."
También estas indicaciones tienen que ser repetidas sin apuro, pasando de la atención auditiva por el sonido del viento, a la visual por el display que relampaguea, al ritmo de la respiración, a la visualización del ascensor que desciende por un largo tubo negro infinito que va hacia el centro del Universo, sostenido por el paracaídas.
En esta fase el abducido tiene todos los canales cenestésicos provenientes del exterior completamente interrumpidos. El canal olfativo está totalmente cerrado, así como el visual, aunque el abducido abriera los ojos no vería nada. El único canal semiabierto es el auditivo, pero  reconociendo solamente el sonido de la voz del hipnólogo. En otras palabras, se podría hacer explotar un triquitraque en la habitación y el abducido no percibiría nada y no se movería ni un milímetro.

Fase 2C (SFC)
Se continuará diciendo:
"Ahora contaré hasta tres y luego también el paracaídas se separará y el ascensor descenderá a gran velocidad, a la máxima velocidad posible, pero muy, muy suavemente y nosotros alcanzaremos el punto más profundo, donde nos relajaremos como nunca nos hemos relajado antes...uno-dos-tres (el mismo ruido con la boca)..."
Ahora el display no se apaga más: Por cada respiración que hacemos (y se respira con él) son mil los niveles pasados por el ascensor. No se siente ni siquiera el ruido del viento y el ascensor es tan veloz que desciendes en caída libre y pierdes peso. Pierdes peso y flotas en el interior de la cabina, sin peso en esta caída libre, como hacen los astronautas en el espacio. Fluctúas sin peso y esto te permite relajarte todavía más que antes, todavía más, como nunca te has relajado antes. El ascensor, ahora, es como un proyectil de luz que viaja a la velocidad de la luz, disparado en este tubo negro que va hacia el centro, el centro de la Tierra, el centro del Universo, el centro de Todo. Todo es luminoso y ningún ruido se siente, porque la luz no hace ruido. Y tú te relajas siempre más. Todas las barreras han sido ya superadas y ahora contaré hasta seis. Mientras cuento, el ascensor se detendrá, ralentando dulcemente hasta llegar al fondo, al final de su descenso. Uno, dos (lentamente porque es necesario dar el tiempo al ascensor para detenerse no brúscamente) tres: ahora el ascensor se está deteniendo y tú estàs retomando peso y estás nuevamente sentado en tu sillón, cuatro, cinco, el ascensor está casi detenido...sssssseeeeeeeiiiiiissss."

Fase 2D (SFD)
"...La puerta corrediza se abre y tú estás frente a una habitación poco iluminada. En el centro, hay un espléndido sofá, muy cómodo, muy tecnológico y tu te acuestas...ahhh, qué cómodo es este sofá (la voz del hipnólogo imita un estiramiento de los músculos y el tono que se tiene en ese caso), respira contigo, asume la forma de tu cuerpo: mientras tú expiras se acomoda a la forma de tus pulmones y así también cuando inspiras...tú y el sofá son una cosa sola...(se respira junto con él) y tú te relajas todavía más, todavía más, si eso es posible, como nunca lo has estado antes...".
El abducido está en hipnosis muy profunda y es en este punto que comienza la verdadera inducción al recuerdo, partiendo siempre de la técnica sugerida por la PNL, o sea del "sueño con ojos abiertos". Se inicia con decirle que recuerde una imagen quieta, teniendo presente que él, durante la revivificación de esa imagen, alcanzará la memoria de lo realmente vivido y además, si por acaso existiera algún vislumbre de Subconsciente todavía en funcionamiento, esto no despertaría demasiadas sospechas, porque de todas maneras se lo está distrayendo, haciéndole analizar algo quieto.


Tercera Fase (TF)

"Sólo ahora te percatas que, adherido al techo de esta habitación, hay una pantalla negra, ultra-delgada (plana) de esas tecnológicas de última generación. Es muy grande y está adherida al techo. La pantalla negra se ha encendido, porque se ve un puntito luminoso en el centro, que demuestra que la instalación está activada: pero no se ve nada. Mientras miras ese puntito luminoso en el centro, te relajas siempre más, siempre más, siempre más...y mientras lo miras tu cerebro va a buscar una imagen, una imagen de tu pasado, una imagen de aquella vez ( y aquí se utiliza, como imagen de partida, algo que el sujeto haya descripto en los coloquios preliminares y forma parte de lo realmente visto y vivido, pero que hacía también pronosticar una continuación con consecuencias de contenido ufológico, como una luz que ha sido vista en la habitación (y no soñada) o un UFO realmente visto (y no soñado), etc. El enganche con lo real es fundamental para partir con una imagen verdadera que el abducido tiene seguramente en su memoria. La idea es analizar el contenido de la continuación para verificar la autenticidad de los recuerdos y la superposición con aquello que ha sido realmente recordado fuera de la hipnosis, durante los coloquios previos).
"Contaré hasta tres y luego la imagen será proyectada en la pantalla y estará fija, inmóvil y tú, como está quieta, la podrás mirar bien hasta en los más mínimos detalles: UNODOSTRES (rápidamente, en modo que ya el Inconsciente tome la ventaja definitiva y nada pueda contrarrestarlo desde lo interno)
El abducido, obedeciendo al pedido de mirar la imagen quieta, mueve los bulbos oculares de derecha a izquierda y viceversa, de arriba hacia abajo y viceversa. Pasan algunos segundos (unos veinte) y luego se la pregunta qué ve y se le pide que describa el contenido de la escena. A veces el abducido frunce el entrecejo, porque no esperaba absolutamente ver eso que está viendo. Cuando se ha verificado que está realmente viendo algo y comienza a describirlo, se le hace alguna pregunta más con respecto a la escena. Él reacciona según la situación y, en el primer momento de calma alcanzado, se le dice que, cuando escuche la cuenta de tres, la pantalla se tornará "grande-grande...grande-grande...grande-grande...y él (o ella), estará adentro: y todo se moverá como aquella vez". Luego se cuenta velozmente y se termina de contar con el consabido ruido de la boca, que el abducido ha comenzado a reconocer y a asociar al hecho de que está por suceder algo.
En este punto el abducido está inmerso en la escena, habla en tiempo presente y revive todas las situaciones como si los hechos se desarrollaran en ese momento.
Se tiene que tener mucho cuidado en solicitar y redirigir sus emociones de manera de evitar que entre en pánico.
El abducido, en esta fase, puede recordar episodios muy negativos, pero el recuerdo tiene que resurgir y ser recuperado por todos los medios.
El tiene la posibilidad de expresarse a través de parciales movimientos del cuerpo.

IMPORTANTE- Cuando se le quiere hacer describir cosas que no recuerda, el abducido, inexorablemente, no se deja influenciar: niega ver aquello que le es ordenado ver y continúa a defender la propia realidad, la realmente vivida, que no tiene nada que ver con la fantasía.
El procedimiento entero puede durar alrededor de diez minutos, pero tiende a acortarse cuando el abducido ha sido ya puesto en hipnosis varias veces.
La hipnosis estaría técnicamente lograda una vez conseguido el punto quieto, pero se tiene que estar seguro de haber alcanzado un nivel muy profundo, porque sólo así me ha sido posible alcanzar memorias muy importantes, como la consciencia de la Mente, del Espíritu, del Ánima, de las vidas pasadas de los "carrier" y de las memorias alienígenas activas y pasivas (MAA y MAP), sobre las cuales ya he hablado previamente. Sólo en los más altos niveles de profundidad hipnótica el abducido logra dialogar con los diferentes parásitos alienígenas, como el Ser de Luz (Lux) o el Seis Dedos, recordar pasajes de vida alienígena Sauroide o hablar lenguas alienígenas, asumiendo también la personalidad del mismo.
El abducido es así, esquizofrenizado artificialmente, es, o sea, "degenerado" (término que se usa en física atómica para indicar dos orbitales que al inicio tienen la misma energía, y por eso son una sola cosa, pero que, luego del proceso de degeneración, poseen energías diferentes y son distinguibles entre sí). El proceso de degeneración se lleva a cabo sobre Ánima, sobre el Cuerpo, sobre la Mente y sobre el Espíritu, permitiendo al hipnólogo poner en hipnosis aún a una sola de estas cuatro partes, de manera que ella estando dividida del resto, pueda reconocerse como autónoma y tomar consciencia de sí.
La consciencia de ser una sola cosa, se torna así, luego de la hipnosis, patrimonio de todas las cuatro partes, las cuales recompactadas en la fase terminal de la hipnosis, producen un efecto benéfico en el ser humano en su conjunto, que ahora sabe cómo está hecho.



Continùa en el sub-enlace:
"Tècnica Para Modificar el Presente en Una Sola Sesiòn de Hipnosis"

Publicidad
 
 
Hoy habia 9 visitantes (11 clics a subpáginas) Aqui en esta pgina!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=